PANCAKES DE CASTAÑA CON SIROPE DE TAHIN Y VAINILLA

Ayer fue el día del Pancake en Reino Unido y aunque esta receta la tenía reservada para el libro, he decidido compartirla con vosotros como regalo por San Valentín.

Revisando estos días mis apuntes de Medicina Tradicional China me reencontré de nuevo algunos de los conceptos clave que diferencian el pensamiento occidental del oriental. Al llegar a la escuela lo primero que tuvimos que hacer para adentrarnos en esta medicina milenaria fue abrir nuestras mentes a una filosofía diferente. Nosotros (los occidentales) pensamos en términos de blanco o negro, si o no, causa y efecto. Somos mentes analíticas, con pensamiento cartesiano. Sin embargo en Oriente las cosas son blanco y negro,  si y también, y todos los fenómenos están interrelacionados sin buscar como fin una causa última.

A dónde quiero ir con esto…

En esta nueva era en la que las redes sociales hacen de altavoz, internet nos trae noticias del todo el mundo en tiempo real, la información vuela y está al alcance de todos. En un sólo día podemos ver a personas respetables en simultáneo comunicando informaciones contrarias. A lo que voy es que por ejemplo en el sector que más consumo por mi profesión que es la nutrición, salud y bienestar hay opiniones de todo tipo. Unos abogan y defienden la leche de soja mientras tiran por tierra las algas, a otros les va la dieta paleo, después están los amantes de los smoothies, los macrobióticos, crudiveganos y todos todos, todos parecen estar en posesión de la verdad. Y este es solo un sector, si nos metemos a ver un poco los estudios científicos, podemos acabar enfadados y confundidos a la par. Ahora me traslado al mundo de las disciplinas corporales y aquí os cuento brevemente un ejemplo divertido que he vivido esta mañana. Resumiendo, hoy he tenido mi clase de ballet fit, y por casualidad se nos ha unido una profe de Yoga Iyengar del centro a probar. Yo practico Iyengar y por lo tanto sé lo meticulosos que son a la hora de entrar en las posturas, como dominan la anatomía…etc. El caso es que en algunos momentos la profe de Iyengar estaba haciendo ejercicios que su disciplina recomienda hacer de otra manera y justo hay de nuevo me vino el pensamiento occidental vs oriental. Cuál de las dos lleva razón? Llegarían a discutir por defender sus posturas, sus “verdades”? Para mi ambas transmiten verdades maravillosas y compro a las dos, comprendo sus visiones y elijo en cada momento lo que mejor se adapta a mi.

 

Volviendo al amor  lo que quiero es expresar que muchas veces la imposibilidad de sentirnos unidos con nosotros mismos y con el entorno es que si somos “una cosa” no nos permitimos ser “la otra”. Si somos buenos no podemos ser malos, cuando todos sabemos la delgada línea que existe entre el amor y el odio, el bien y el mal, y lo importante del equilibrio entre ambos. Ejemplo si soy honrado no puedo ser manipulador… pues tal vez tienes un poco de los dos y más vale que amemos nuestro paquete completo para poder aceptarnos y amar al resto sin juicios. Hay tantos momentos del día, de la vida, que podemos ser de tantas maneras. Otra cosa que nos pasa también es si yo creo en una idea la otra es mentira, y tal vez sería mas sencillo aceptar que las dos pueden ser verdad o las dos son mentira porque igual todo esto es una ilusión, una percepción.

 

Para terminar…

Cuanto ganaremos en amor, el día que poco a poco comencemos a comunicarnos con el otro sin tratar de tener la razón en todo momento.

 

Ahora si vamos por aquí con estos deliciosos pancakes  que me tienen enamorada!

 

La harina de castaña me ha cautivado por su sabor y su textura esponjosa, pero además sus propiedades nutricionales son realmente interesantes. Os dejo por aquí algunas de sus vitaminas y beneficios más destacados.

 

HARINA DE CASTAÑAS

 

  • Rica en vitaminas del grupo B ; en concreto B1, B2, B3, B5, B6 y B9 (este grupo de vitaminas es indispensable para el buen funcionamiento del metabolismo y el crecimiento. Intervienen también en la formación de células rojas).
  • Aporta minerales : magnesio, manganeso, calcio, fósforo, selenio, yodo y zinc.
  • Las castañas son un alimento idóneo para nutrir y regular nuestro sistema nervioso.
  • Cuenta con una buena proporción Omega 3 – Omega 6.
  • Tienen todos los aminoácidos esenciales.
  • Combinadas con vitamina C son una alimento idóneo para tratar la anemia.
  • Contiene vitamina K, indispensable para la coagulación sanguínea, y la formación de huesos y tejidos.

 

P A N C A K E S  D E  C A S T A Ñ A  Y  S I R O P E  D E  T A H I N  Y  V A I N I L L A

 

Para 5 pancakes

Ingredientes 

P A R A  L A  M A S A

  • 1 T de harina de castañas (yo he usado la de Celnat)
  • 3/4 T leche de almendras o tu leche vegetal favorita
  • 1 huevo ó 1 flaxegg (1Cs de semillas de lino + 2 y 1/2 de agua)
  • 1 cc bicarbonato
  • Pizca de sal
  • 1 Cs de aceite de oliva virgen extra

 

S I R O P E  D E  T A H I N

  • el zumo de un limón
  • 1 Cs tahín de sésamo tostado
  • 1 cc vainilla pura en polvo
  • 100 ml sirope a arce grado C

+ ARÁDANOS Y FRAMBUESAS

Método

  • Empieza preparando la salsa. Para ello hazte con un bol mediano, exprime el zumo de un limón, añade la cucharada de tahín y mezcla enérgicamente con ayuda de una cuchara. Cuando ya tengas estos dos ingredientes ligados, añade la vainilla y el sirope de arce. Mezcla de nuevo y reserva.
  • Precalienta una sartén a fuego lento. La intención es conseguir que sea como una plancha con un calor constante pero no demasiado alto. Los chefs que conozco siempre me dicen que tenemos la manía de sobre calentar las sartenes y en esta receta es especialmente importante evitarlo.
  • En un bol grande pon la harina de castaña. Si prefieres que quede más suelta te aconsejo que la tamices, pero no te asustes por ver grumos, siempre queda esponjosa cuando está cocinada.
  • Si has elegido la versión plant based, pon tu cucharada de semillas de lino junto con dos y media de agua en un pequeño bol y espera a que las semillas suelten su mucílago. Remueve de vez en cuando, sabrás que esta listo porqué su consistencia queda realmente parecida a la del huevo. Esto suele tardar unos cinco minutos aproximadamente.
  • Agrega el huevo o tu flaxegg a la harina, vierte la leche, añade el bicarbonato, una pizca de sal y mezcla con ayuda de una varilla o espátula.
  • Ahora puedes subir un poco el fuego de tu sartén, pon el aceite poco a poco. Yo suelo ir agregando entre tortita y tortita.
  • Vierte medio cucharón en la sartén, sabrás que has de darle la vuelta cuando veas que comienzan a salir agujeritos en la superficie. Repite así con todas las tortitas hasta acabar la masa.
  • Sirve con frutos rojos o tu fruta de temporada favorita, vierte la salsa y disfruta!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin Comentarios

Dejar un Comentario