ENSALADA TEMPLADA CON BROCOLIRROZ Y VERDURAS AL HORNO

Cuanto tiempo sin abrir las tripas de mi página web! Tanto que hasta estoy un poco perdida dentro de este nuevo formato. Muchas cosas quedan todavía por aquí que retocar y mejorar hasta que esté como a mi me gusta, pero ahora estoy enfocada, lo primero en los talleres de tupper en Barcelona que están a la vuelta de la esquina, que ganas tengo de veros de nuevo y conoceros a lo que os unís por primera vez! También estoy desde hace meses haciendo mucho trabajo de fondo, del que todavía no se ve, pero os prometo desvelarlo ya pronto, encanto pueda, que parece que me gusta el suspense, pero no es por eso! 🙂

Los que me seguís por las redes sociales ya sabéis que en invierno os recomiendo evitar las ensaladas y los alimentos fríos en general. Esto no es por capricho, la razón es que nuestra salud general depende directamente de nuestra digestión. Para que podamos sacar el máximo jugo a los alimentos, ser capaces de aprovechar lo útil y eliminar los deshechos correctamente necesitamos tener un buen “fuego digestivo” o agni como lo denomina el Ayurveda. Nuestra zona central del cuerpo lo esto todo, por una parte es nuestro caldero; el que cocina los alimentos que ingerimos y por otra parte en esa zona central también reside el “core” (músculos abdominales). Nuestra fuerza para mover y controlar las extremidades; el tono muscular depende de nuestra fortaleza de Bazo (en Medicina Tradicional China el Bazo es un conjunto de órganos, una esfera funcional no es sólo el órgano aislado como tal). Esta que he descrito es la zona central anterior, si nos vamos a la posterior nos encontramos con nuestros riñones, que son nuestras “pilas Duracel”, encargado de mucho más que controlar el metabolismo de los líquidos, ellos son nuestro motor. A ellos no les gusta nada el frío, es estrés, el exceso de sal o picante…etc.

Resumiendo, para mantener y potenciar nuestro fuego digestivo debemos aprovechar los meses de invierno para ingerir sopas, estofados de legumbres, verduras de raíz, coles, miso, algas y algo más de proteína animal que en épocas cálidas.

Es verdad que algunos días de invierno luce un sol radiante, la temperatura ronda los 15 º C por el día, y oye apetece comer alguna hoja verde y fresca. Para estas ocasiones lo mejor son las ensaladas con verduras al horno. De esta forma combinamos crudo y cocinado, satisfaciendo por un lado la apetencia por algo fresquito y crujiente y por el otro aportando confort y dulzor a nuestro estómago.

Así nació esta ensalada, porqué a mi también me pasa, también tengo antojos de ensaladas y zumos en invierno. Y claro que se puede, sólo hay que saber en que momento hacer esas deliciosas excepciones que nos da la vida y rompen la rigidez que tanto estrés genera! La vida ya es demasiado exigente como para poner reglas tan estrictas hasta en la mesa.

En esta receta vas a encontrar ingredientes sencillos y de temporada.

 

Me encanta como combina el brócoli picado con las espinacas baby, el toque untuoso del aliño de tahin y las verduras al horno. La cebolla morada juega un papel importante en esta receta, así es que hazte con unas cuantas ahora que es temporada! Su color la convierte en un antioxidante fantástico.

Tenía tantas ganas de estar por aquí con vosotros que me he enrollado un poco más de la cuenta… Voy ya con la receta!

 

ENSALADA CAPRICHOSA DE INVIERNO CON VERDURAS AL HORNO

 

para 2 raciones                                                                                                                                   preparación : 10 min

horneado : 35 min

 

INGREDIENTES

200 g espinacas baby

250 g brócoli

1 zanahoria grande o 2 medianas

1 patata grande

1 cebolla roja

1 Cs aceite de oliva

1 cp pimentón de la La Vera

sal y pimienta

ALIÑO BÁSICO DE TAHIN

zumo de un limón

1 Cs aceite de oliva

1 cp tahín blanco

1 Cs tamari

una pizca de pimienta

TOPPING

semillas de calabaza tostadas

granada

 

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 180º C

  1. Pela y corta la patata y las zanahorias en bastones. Corta la cebolla a medias lunas. Pon las verduras en una bandeja de horno, agrega el pimentón, sal, pimienta y aceite de oliva. Masajea con la manos y hornea con las dos placas sin ventilador unos 35 minutos. Has de ver que la cebolla tiene un punto crujiente, esto es uno de los secretos para que esta ensalada sea deliciosa.
  2.  Lava tus arbolitos de brócoli, ponlos a hervir durante un minuto y medio en agua abundante con una pizca de sal.  Mientras prepara un bol con agua fría y unos hielos. Inmediatamente después de retirarlo del fuego, pon el brócoli en este bol, verás que verde más intenso adquiere! No tires el agua de la cocción, con ella ya tienes el principio de un buen caldo casero! Ahora viene mi truco infalible para que todos amen el brócoli, el secreto es picarlo, si, con el accesorio de picadura de la batidora, con un procesador o con cuchillo si no tienes estos utensilios. Yo tengo una picadora manual que funciona con una cuerda, es genial, muy económica y una auténtica salvavidas. Os prometo enseñarla un día en stories de Instagram!
  3. Ya sólo queda preparar el aliño y montar. En un bol pequeño vierte el zumo de un limón, agrega el aceite de oliva, tamari y el tahín. Con la ayuda de una cucharilla pequeña remueve enérgicamente hasta que consigas una textura cremosa y uniforme.
  4. Elige dos boles, prepara una cama de espinacas, después agrega el brócoli picado, reparte las verduras horneadas y con ayuda de una cucharilla vierte el aliño.
  5. Termina con unas semillas de calabaza y granada!

 

Sin Comentarios

Dejar un Comentario