Me fascina el ser humano, la capacidad de autorregulación y creación de la que somos capaces. La relación entre alimentación y emociones, entre emociones y enfermedad. Veo la salud como un equilibrio dinámico (sin absolutos) por el que vamos transitando a lo largo de nuestras vidas pasando por tramos de mayor y menor estabilidad. Siempre en movimiento!

MI AVENTURA HACIA UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE

Soy hija de frutero, mi padre es un hombre de campo. Los mejores recuerdos de infancia que tengo con él, eran esos paseos de la mano por sus huertos enseñándome, muy orgulloso, a distinguir los árboles frutales, llamándome siempre que había pepinos para recolectar o dándome la manzana más bonita que caía del árbol en ese instante. Ahora que ya está jubilado es cuando más cuidados los tiene y es un lujo verle entrar sonriente por casa tan contento con sus bebés. Mi madre sin embargo, es de ciudad y una golosa tremenda. Con ella disfruté durante mi infancia y adolescencia de largas jornadas viendo series y pelis, tomando helados y chips al más puro estilo americano. La vida de campo que mi padre me transmitía me encantaba, tenía mucho valor para mi, me aportaba paz, raíces! Al mismo tiempo con mi madre me lo pasaba tan bien haciendo esas travesuras. Me alegra mucho que entre ellos nunca fue ni es un problema su diferencia de enfoque en la alimentación.

Al cumplir catorce algo me decía que quería explorar y comenzar a alimentarme de una manera más saludable, en realidad lo hacía por pura coquetería juvenil. Me convertí en una pesadilla para mi madre, ya que no hacía más que entrar en la cocina y decirle que yo lo quería todo a la plancha, que se acabaron los fritos…etc. En aquella época lo sano desde el punto de vista de la publicidad eran, las ensaladas, los zumos de piña, la pechuga de pavo, el queso fresco y los cereales light. Muy dieta de gimnasio! Así que esos fueron mis pinitos en nutrición. Cómo no, me convertí en una auténtica “experta amateur” en descifrar etiquetas.

Dado que este tipo de alimentación estaba bastante lejos de ser saludable y era muy aburrida para una adolescente, pronto abandoné esa monotonía. Pero algo estaba en mi camino! Con dieciséis años mi programa favorito era Siglo XXI en Radio 3, pero a esas horas estaba en el instituto. Así que cada mañana dejaba una cinta grabando y mi madre le daba al stop cuando terminaba. Pero un día se le olvidó, maravilloso día! porqué después de la música tecno del momento, justo al acabar comenzó una entrevista con una bióloga que desentrañaba perfectamente la unión entre la industria farmacéutica y la alimenticia. Hablaba claramente sobre los transgénicos, los pesticidas y la diferencia con los cultivos tradicionales (ecológicos). Aquello me hacía mucho sentido ya que que estaba familiarizada con el huerto de mi padre y con la lectura de etiquetas en los supermercados y sus intrigantes E – …

Hubo un antes y un después de esa entrevista!

Pero mi vocación en aquellos momentos estaba enfocada en el arte dramático, con el que había tomado contacto a través de un casting por casualidad en la escuela al que que cinco años más tarde me matricularía. Desde niña experimentaba y mostraba las emociones de manera muy intensa, quedándome extrañada de como a mi alrededor solo eran bienvenidas las risas y la alegría, y por el contrario, la tristeza, el miedo, y la ira eran tabú. Así que la idea de ser actriz me parecía la mejor forma de encontrar un espacio seguro en el que poder jugar, expresarme e interpretar otras vidas sin juicios ni represiones. Estudiando arte dramático entré en contacto con la respiración consciente, con la conciencia corporal, con la improvisación y el estar presente, eso cambió mi concepción sobre muchas cosas, entre otras aprendí a observar!.

Durante esos años exploré el vegetarianismo, ya que los actores suelen cuidar bastante su alimentación, su cuerpo y su voz, pero no fue hasta los 24, a raíz de varios problemas de salud, que comencé a tomarme mi alimentación en serio. Fue en esos momentos cuando comprendí la relación directa que existe entre alimentación y emociones. Ese interés me llevó a acercarme a la Macrobiótica y a la Nutrición Energética, después a la Medicina Tradicional China y mas tarde a la Terapia Floral Integrativa, en la que ahora mismo me encuentro profundizando.

El hilo conductor de mi trabajo son la nutrición, las emociones, la somatización y las distintas herramientas que tenemos a nuestro alcance para favorecer el equilibrio y la sanación.

FORMACIÓN

Arte Dramático en distintas escuelas :

– Cristina Rota
– Eduardo Recabarren
– Adán Black

Nutrición Energética con Montse Bradford

Técnico Superior en Medicina Tradicional China. En la escuela MTC (Fundación Europea de Medicina Tradicional China)

Práctico en Flores de Bach. En la escuela de Terapia Floral Integrativa con Susana Veilati.

EN QUÉ ANDO AHORA

Llevo años impartiendo talleres de cocina terapéutica, desde el principió tuve claro que no me quería quedar sólo en consulta. Todavía tengo muy presente el primer arroz integral con verduras que hice, y si puedo ayudar a que eso no os ocurra a vosotros me doy por realizada, porqué fue horrible! Para mi divulgar es muy importante, transmitir que alimentarse bien es una forma de amarse a uno mismo, respetarse y cuidar el entorno. Es un premio, algo que debemos vivir con alegría, si no es así, esto es síntoma de que algo está pasando por dentro, algún bloqueo o creencia no nos deja avanzar y esta manifestación es una oportunidad para revisar en nuestro interior, tal vez para muchos es un primer paso hacía el autoconocimiento.

Actualmente imparto talleres de manera regular en Madrid y Barcelona.

Para los que hoy empiezan a tomar contacto con la alimentación hay tal cantidad de recetas saludables rondando por internet que es una maravilla, ojalá hubiera tenido toda esa oferta al comenzar. Pero es cierto que aún así es costoso iniciarse, es fácil perderse entre tanta información. Por eso sigo dando mucho valor a las clases presenciales, al contacto directo profesor – alumno, a la relación que se genera entre compañeros y lo mucho que aprendemos entre todos.

En la consulta acompaño a las personas que me brindan su confianza a restablecer y mantener el equilibrio de una manera personalizada e individual. Me baso en la alimentación como pilar, ayudándome de la Medicina Tradicional China como método diagnostico y tratando la esfera emocional con ayuda de la Terapia Floral.

Colaboro los miércoles en Hoy x Hoy Madrid en la Cadena Ser.

MI FILOSOFÍA EN LA ALIMENTACIÓN

La verdad es que la respuesta que más me gusta cuando me preguntan si algo es bueno o malo, si se debe comer o no, es – depende. Vivimos en una continua transformación, por ejemplo, las mujeres desde el punto de vista de las medicinas orientales hacemos ciclos de siete años y los hombres de ocho, en ese periodo se puede decir que cambiamos completamente. Nuestros tejidos, nuestras células, todo es diferente, por lo tanto la alimentación que llevamos con veinte no vale a los cuarenta de ni de lejos. Por eso hago incapié en tratar de evitar imitar, de no tomarse las opiniones o consejos de otros al pie de la letra. ¿Cómo una mujer de cuarenta años que vive en España va a seguir la forma de alimentarse que tiene una chica de veinticinco que vive en Indonesia, Mexico o Los Angeles? Son cosas que el mundo global permite, pero es discutible. Hay muchas modas!

La alimentación que promuevo es ecológica, sencilla, con una gran parte de vegetales frescos a diario, libre de alimentos procesados, estacional y de proximidad en la medida de lo posible.